Ariel Santanera es un Maestro

Comenzamos a desarrollar una sección de notas sobre luthiers, de distintas partes del mundo. En la primera nota que presentamos, les acercamos una entrevista con Ariel Santanera, uno de los referentes del género en Argentina. Con una excelente predisposición, marcada por la pasión por el oficio y la guitarra, Santanera nos ofrece una mirada clara y precisa sobre el proceso de fabricación desde que el cliente define visitar al luthier.
La construcción de una guitarra o bajo puede partir del encargue de algún músico o de una iniciativa personal. En el primer caso comienza con una charla con el cliente donde me explica lo que necesita si lo tiene muy claro o también puede llegar a aceptar sugerencias o aportes míos.” comenta Ariel, que luego continúa “En el segundo caso, generalmente, me baso en algún modelo emblemático que paso a enriquecer o combinar con características que pueden ser ajenas a ese modelo. Personalmente, siempre intento que haya una referencia histórica muy marcada, una mirada más puesta en el pasado que en el futuro.” Concluyendo nos dice ”Luego hay mucho tiempo de pensar, imaginar incluso hasta el color previamente, y cuando está más o menos definida la imagen, comienzo a desarrollar los planos, elegir la madera y ponerme a trabajar. Cuando confío o me atrae el instrumento que estoy haciendo el trabajo se transforma en placer y me gusta hacerlo despacio, dedicarle tiempo, elegir cada tornillo, etc.
En un trabajo que puede llevar unos cuatro meses hay tiempo para entablar una relación importante con el cliente y el producto final. Sobre este tema y hasta donde trabaja junto con él nos explica “El cliente tiene la última palabra eligiendo dentro de un abanico acotado. Si selecciona una madera incorrecta en cuanto a la función que debe cumplir estaríamos en un problema. Si mientras pensamos el instrumento algo se me ocurre trato de manifestarlo intentando convencerlo…. porque si el instrumento a mi me cierra, trabajo con un plus extra de cariño que me parece importante.”
Paciencia y dedicación marcan el trabajo de Santanera, que desde hace unos 30 años se dedica al arte de fabricar instrumentos musicales. La pregunta que no podía faltar era qué le había resultado más difícil, cuestión que retrucó de esta manera “Posiblemente mis primeros trabajos en los 80s resultaron los más complicados, ya que fueron el necesario aprendizaje en momentos que en Argentina no había ni difusión del oficio ni variedad de herramientas específicas necesarias o accesorios disponibles. Así que había que desarrollarlos. Ni hablar en los 70s, cuando Fanta comenzó con su proyecto Torax… ni siquiera disponía de los planos de las Fender así que intuitivamente hubo que desarrollarlos a mano. Hoy la actividad está más asentada.
Con semejante experiencia, puede tener una mirada clara sobre la situación que se da en el mercado a la hora de elegir una pieza de luthier o una guitarra seriada “Uno recorre la calle Talcahuano (en Buenos Aires) y ve cientos de guitarras en las vidrieras. Demasiadas. No se quien puede comprarlas, no se si hay tanto público para tantos instrumentos. Por otra parte la calidad de los mismos han disminuido. Las dos marcas más tradicionales ya tienen un nombre y necesitan competir con las nuevas marcas muy baratas. Por lo tanto bajan la calidad en cuanto a la manufactura realizándola en países asiáticos, cambian patrones como medidas de la caja (menor espesor de madera en algunos casos), la terminación en laca nitro que es más difícil y costosa se reemplaza por poliuretano o poliester, la cejuela artesanal de hueso se reemplaza por algún material sintético, desarrollan segundas marcas de baja calidad algunas de ellas con deficiencias constructivas que desembocan en roturas, micrófonos con imanes más baratos, entrastado sin el cuidado final y la falta de calibración general. El resultado es que un buen luthier argentino puede construir instrumentos mucho mejores. Argentina tiene maderas extraordinarias y mucha variedad. La Cancharana por ejemplo tiene un nombre poco glamoroso pero yo la utilizaba desde hacía tiempo. Siempre el guatambú y la cancharana me parecieron maderas alucinantes. También el Jacarandá de Bolivia y la Mara Boliviana en algunos casos. Hoy Gibson presenta algunos modelos de Cancharana como “madera exótica” y la venden a 2 cuadras de mi casa.”
Otra de las fascetas de Ariel Santanera es la docencia. En su taller da cursos de luthería, que según nos explica es su actividad principal hoy en día y nos habla sobre la relación con sus alumnos “Me permite construir con ellos modelos de instrumentos que nadie me encarga normalmente y por mi manera de ser -para evitar la monotonía- termino experimentando nuevas cosas con resultados sorprendentes. Tengo tal vocación docente que siento la obligación de volcar todos los conocimientos asi que no me quedo con lo seguro sino que investigo nuevas herramientas, las compro para ver si sirven o no en cuanto a sus calidades para poder recomendar mejor en el curso. Lo mismo con las maneras de hacer las cosas… hay varias posibilidades y si bien yo tengo mis maneras favoritas transmito también otros métodos. Por ejemplo, para entrastar hay diferentes maneras (por más que yo tenga la mía personal). Después hay algunos alumnos que tengo y tuve que son sorprendentes. Muchos tienen un vuelo propio muy interesante. Por mencionarte a dos solamente. Pablo Lojo es un tipo que trabaja con muchísima calidad. En poco tiempo creció una enormidad. Sus guitarras rozan la perfección. Matías Senger, actual alumno a punto de egresar, es una especie de genio, muy creativo, con mucho vuelo. Entabla con los instrumentos una relación artística y simbólica muy especial. Tiene mucha iniciativa y libertad. Y hay muchos otros en caminos similares. Angel Isotti (de Angel Pickups) un tipo muy capaz obsesionado por el desarrollo de microfonía. Sabe muchísimo sobre el tema… es casi como el científico loco de “Volver al Futuro”, siempre experimentado sobre el tema y llegando a lugares insospechados. En mi página expongo algunos trabajos de mis alumnos ya que es lo que uno ha sembrado o tal vez despertado y es un orgullo y una confianza saber que hay gente capacitada para hacer las guitarras en el futuro. A veces imagino qué será del futuro. Otra cosa que pienso y que es curioso: hasta hace poco, el router, era una herramienta no muy popular en Argentina. Siendo casi la estrella de la lutheria eléctrica y teniendo tantos alumnos que van comprándolo a veces pienso que los chinos o donde sea que los fabrican se deben estar preguntando “che… que pasa que cada día nos piden mas routers en Argentina?”… deben sentirse descolocados.”

One comment on “Ariel Santanera es un Maestro

  1. … [Trackback]…

    […] Find More Informations here: guitarrahoy.com/ariel-santanera-es-un-maestro/ […]…

A %d blogueros les gusta esto: